Recientes pronunciamientos judiciales establecen la posibilidad de reclamar a las compañías aéreas por cobrar suplementos para llevar equipaje de mano en un vuelo.

En los últimos años, la imposición de tarifas adicionales por el equipaje de mano en vuelos comerciales ha generado numerosas controversias por el descontento de los pasajeros. La situación ha llegado a los tribunales, donde diversas demandas han cuestionado la legalidad y el excesivo costo asociado a esta práctica por parte de las aerolíneas.

Varios juzgados de primera instancia se han pronunciado al respecto, entre los más recientes, el juzgado de Valencia, en la sentencia de 15 de enero de 2024. A través de la sentencia, el juez condenó a una aerolínea por cobrar un extra al pasajero para que pudiera llevar su equipaje de mano. Este tipo de casos refleja la creciente tendencia de los tribunales a considerar estas tarifas como excesivas y contrarias a los derechos del pasajero.

Normativa sobre derechos del pasajero

La normativa vigente, en particular el artículo 97 de la Ley 48/1960 sobre Navegación Aérea, establece claramente la obligación del transportista de incluir el equipaje dentro del precio del billete, con la posibilidad de cobrar un extra por el exceso. Sin embargo, el equipaje de mano no se considera excesivo, la ley especifica que, siempre que cumpla con los requisitos y dimensiones, debe transportarse de forma gratuita en cabina.

La posición del Tribunal de Justicia de la Unión Europea

En concordancia con la jurisprudencia del TJUE, se distingue entre equipaje facturado y no facturado. Mientras se permite cobrar un suplemento por el primero, el equipaje de mano se considera indispensable para el transporte aéreo, y las aerolíneas están obligadas a transportarlo sin cargos adicionales.

La diferencia radica en la responsabilidad que asume la aerolínea: 

  • En el caso del equipaje de mano, el pasajero asume los riesgos del equipaje durante el vuelo, justificando así la ausencia de tarifas extra.
  • En el caso del equipaje facturado, la aerolínea se responsabiliza de los riesgos que pueda sufrir el equipaje desde su facturación hasta la devolución del mismo tras el vuelo. Aquí se justifica el porqué del suplemento. Además, en estos casos la normativa prevé medidas a tomar en el caso de que el equipaje se extravíe o se dañe, cosa que no sucede con el equipaje de mano.

El papel de la normativa europea y la Resolución del Parlamento

A raíz de lo dispuesto por la sentencia de 18 de septiembre de 2014 (C-487/12) del TJUE,  el pasado 4 de octubre de 2023, el Parlamento Europeo publicó una resolución 2023/2774(RSP)) mediante la cual insta a la Comisión a tomar medidas para definir el alcance, requisitos y dimensiones para el equipaje de mano. Esta iniciativa busca evitar lesiones a los derechos de los pasajeros y establecer reglas claras que las aerolíneas deben seguir.

La respuesta de los tribunales y la protección de los derechos del pasajero

Las resoluciones de los tribunales tienen en cuenta lo dispuesto por la normativa europea en casos de disputa por el cobro del equipaje de mano. En casos donde se cobre un suplemento para el equipaje de mano cuando se respeten las dimensiones estándar de una maleta de cabina, así como los demás requisitos establecidos, las aerolíneas podrían enfrentar la obligación de reintegrar el importe cobrado indebidamente al pasajero.