¿Es delito publicar fotos sin consentimiento en España?

Publicar fotos sin consentimiento en España puede ser constitutivo de delito, cuando la foto o fotos publicadas atentan contra el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen de una persona. Es decir, la imagen publicada puede menoscabar el honor de las personas, o es una intromisión en su esfera privada, o suponer una vulneración de su derecho a la propia imagen.

Nuestra imagen y lo que puede hacerse con ella, es algo que solo podemos gestionar nosotros mismos (o los padres o tutores legales en caso de menores de edad y personas incapacitadas legalmente), es un derecho fundamental y, por lo tanto, para que se pueda usar, como es la difusión pública, es necesario recabar nuestro consentimiento expreso.

Además, si la persona puede identificarse a través de la fotografía tomada y difundida, puede ser considerada una infracción de la Ley de Protección de Datos, puesto que las fotografías de personas en las que sean reconocibles, es decir, aparezca claramente su rostro, se consideran datos personales y difundir datos personales sin consentimiento es una infracción de la normativa de protección de datos.

Cabe señalar que, al igual que es legal grabar a una persona sin su consentimiento en España (siempre que no se sobrepasen los límites del derecho a la intimidad), especialmente si la intención de la grabación no es captar a esa persona en concreto, sino que aparece de forma accesoria en las imágenes, también se pueden hacer fotos de personas sin su consentimiento. Como ya hemos señalado, el delito radica en lo que vayamos a hacer con esas fotografías, incluido difundir fotos sin consentimiento de quien aparece en ellas.

¿Siempre es necesario el consentimiento para publicar fotos?

Ahora que ya sabemos que es delito usar fotos de otra persona sin su consentimiento, ¿siempre es necesario contar con éste para publicar fotos? La respuesta es no, puesto que existen las siguientes excepciones:

-Cuando exista una autorización por parte de la autoridad competente o predomine un interés histórico, científico o cultural relevante.

-Cuando la imagen es de un cargo público o de una persona con una profesión de notoriedad o proyección pública y se capta durante un acto público o en un lugar abierto al público.

-En el caso de caricaturas de las personas citadas en el punto anterior, de acuerdo al uso social.

-Cuando la persona que aparezca en la imagen, lo haga de manera meramente accesoria, si se trata de información gráfica de un suceso o evento público.

Cabe señalar que estas excepciones no son de aplicación, cuando las personas que puedan aparecer en las fotos, desempeñen funciones cuya naturaleza requiera su anonimato.

En Javier Roméu.Abogados te asesoramos ante cualquier duda que puedas tener al respecto.