Las definiciones y terminología específica relacionada con los delitos sexuales pueden variar según las jurisdicciones legales, pero en términos generales, «agresión sexual» y «violación» se refieren a actos de violencia sexual, aunque los detalles pueden depender de la legislación local.

La agresión sexual es un término más amplio que abarca una variedad de conductas sexuales no deseadas y no consensuadas. Puede incluir tocamientos no consensuados, acoso sexual, exhibicionismo, entre otros actos que no llegan a la penetración. La agresión sexual no necesariamente implica una penetración sexual.

La violación se refiere específicamente a la penetración no consensuada de la víctima por parte del agresor. La penetración puede ser vaginal, anal o bucal, y puede involucrar órganos del agresor o de la víctima. La violación es un tipo de agresión sexual, pero no todas las agresiones sexuales son violaciones.

En España, hay varias leyes y disposiciones legales que protegen y amparan a las víctimas de delitos, incluidos los delitos sexuales.

Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género: esta ley tiene como objetivo prevenir, sancionar y erradicar la violencia de género. Proporciona medidas específicas de protección y apoyo a las víctimas, incluidas las víctimas de agresiones sexuales.

Ley Orgánica 4/2015, de 27 de abril, de Protección de la Seguridad Ciudadana: también conocida como «Ley Mordaza», esta ley incluye medidas para proteger la seguridad ciudadana y puede aplicarse en casos de acoso o violencia.

Ley Orgánica 5/2000, de 12 de enero, Reguladora de la Responsabilidad Penal de los Menores: esta ley establece medidas específicas para la responsabilidad penal de los menores, pero también incluye disposiciones sobre la protección de los menores víctimas de delitos.

La violación se castiga con penas de prisión que van desde 6 a 12 años. En casos agravados, como la existencia de violencia extrema o la participación de múltiples agresores, las penas pueden ser más elevadas.

Es importante señalar que la legislación puede modificarse, y las penas pueden variar según las circunstancias específicas del caso. Además, el Código Penal también contempla medidas de seguridad, como la prisión permanente revisable en casos excepcionales. En Javier Romeu.Abogados te asesoramos